Europa sigue trabajando por los derechos de los consumidores

Elecciones BEUCEn mayo de 2019, los ciudadanos de la UE acudirán a las urnas para elegir a sus representantes en el próximo Parlamento Europeo. Este voto importa.

La Unión Europea está teniendo un impacto cada vez más tangible en la vida de los consumidores. La UE ha definido altos estándares para la seguridad de los alimentos y productos, ha hecho que los mercados sean más competitivos y ha producido una amplia gama de leyes de consumo que mejoran nuestra vida diaria.

A medida que las vidas de los consumidores europeos se vuelven cada vez más complejas, también lo hacen los desafíos para una política de consumo efectiva de la UE. La digitalización, la crisis climática, la globalización y el aumento de la inteligencia artificial requerirán respuestas a nivel europeo.

Los votantes esperan que la UE emita políticas que superen estos desafíos: garantizar la seguridad y la calidad de los alimentos que comemos, nuestra privacidad y autonomía al tomar decisiones de compra, la seguridad de los productos que compramos, nuestro acceso a una atención médica asequible y mucho más.

Estamos convencidos de que un Parlamento Europeo que esté firmemente comprometido a abordar los problemas de los consumidores tiene una mano fuerte en lo que respecta a responder a las expectativas de la gente. Hoy, la UE se encuentra en una encrucijada y está sopesando sus opciones para el futuro. Creemos que si los miembros del Parlamento Europeo mantienen a la UE como un defensor de los derechos de los consumidores, crean una oportunidad única para construir mejores relaciones con las personas en toda Europa.

 

PRINCIPALES PRIORIDADES

Los consumidores esperamos que la UE cambie nuestras vidas para mejor, por eso, pedimos al al próximo Parlamento Europeo que actúe sobre cinco prioridades. Los eurodiputados deben insistir en que la próxima Comisión Europea incluya estas prioridades en su programa de trabajo.

 

La inteligencia artificial debe servir al consumidor, no perjudicarle.

AI

El uso de la toma de decisiones automatizada basada en algoritmos cambiará tanto los mercados de consumo como nuestras sociedades. La incorporación masiva de inteligencia artificial (IA) llevará a nuevos productos y servicios que prometen aumentar la comodidad y la eficiencia para los consumidores. Sin embargo, surgirán enormes desafíos y requerirán soluciones ambiciosas.

Gracias a su capacidad para analizar grandes cantidades de datos, las empresas pueden utilizar software impulsado por AI para ofrecer ciertos productos a ciertos consumidores. Por lo tanto, un resultado potencial de la IA es la discriminación injusta entre diferentes grupos de personas, por ejemplo, sobre la base de criterios económicos o la de salud de una persona. Las empresas, por ejemplo, podrían decidir ofrecer primero un producto innovador a las personas más ricas o suspender las ofertas de seguro a los enfermos.

Propuestas

 

Los productos de consumo deberían durar más.

Pantallazo204

mpresoras o teléfonos inteligentes que ya no se pueden reparar poco después de que caduque la garantía, cepillos de dientes eléctricos que se rompen demasiado rápido, repuestos no disponibles para máquinas de café, actualizaciones de software no disponibles para productos conectados a Internet ... Muchos consumidores se ven obligados a lidiar con la obsolescencia programada, o el fracaso temprano de los productos. Las consecuencias negativas incluyen inconvenientes, pérdidas económicas y una tremenda presión sobre el medio ambiente.

La UE debe tomar medidas serias para prolongar la vida útil del producto, la capacidad de reparación y la capacidad de actualización. Si bien las normas nacionales, como los tipos de IVA más bajos en los servicios de reparación y las piezas de repuesto, pueden hacer una contribución importante, las medidas de la UE podrían garantizar que todos los productos estén diseñados para durar. La UE también debe proporcionar información fácil y comparable sobre la vida útil de los productos a los consumidores.

Propuestas

 

Los consumidores no deben estar expuestos a productos químicos nocivos.

ProbetaLas enfermedades crónicas y graves, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, los problemas de fertilidad, la obesidad y las alergias están aumentando en la UE. Se cree que los productos químicos desempeñan un papel importante en esta tendencia.

La mayoría de los productos químicos todavía se pueden utilizar en productos de consumo con poco control real. Las pruebas de productos realizadas por miembros de BEUC (organizaciones nacionales de consumidores) detectan frecuentemente sustancias químicas que nos causan preocupación en productos con los que los consumidores tiene un contacto muy cercano, regular y prolongado. La larga lista incluye ropa, zapatos, juguetes, productos de cuidado infantil, cosméticos, productos de higiene y empaque de alimentos.

A pesar de los logros históricos, por ejemplo, la ley REACH integral, las disposiciones de productos químicos robustos están ausentes para la mayoría de los productos de consumo.

Los consumidores a menudo no saben qué productos contienen qué productos químicos y cómo reducir su exposición. Pero están preocupados: en una encuesta del Eurobarómetro de 2017, el 84 por ciento de los europeos reportaron inquietudes sobre los productos químicos en los productos de uso diario, un aumento del 43 por ciento en 2014.

Además, los consumidores informan que carecen de información sobre los productos químicos en los productos que compran. La encuesta del Eurobarómetro de 2014 encontró que aproximadamente cuatro de cada diez consumidores desearían obtener más información acerca de los impactos en la salud de los químicos utilizados en los productos de uso diario.

Propuestas

 

Las etiquetas de los alimentos deben hacer que la opción saludable sea la opción fácil.

etiquetadoUno de cada dos adultos europeos tiene sobrepeso o es obeso. Las cifras son particularmente alarmantes para los niños, con uno de cada tres con sobrepeso u obesidad.

En una sociedad tan acelerada y ocupada como la actual, los consumidores toman sus decisiones de compra en cuestión de segundos. Por lo tanto, las etiquetas de los alimentos deben permitir fácilmente reconocer la opción saludable. Desde diciembre de 2016, todos los alimentos y bebidas no alcohólicas deben llevar una declaración nutricional en la parte posterior del paquete. Sin embargo, a muchos consumidores les cuesta reconocer las etiquetas e información nutricional. Las declaraciones carecen de un elemento interpretativo, como el código de colores, para ayudar a las personas a determinar el valor nutricional de un producto. Desafortunadamente, las normas de etiquetado de alimentos de la UE no obligan actualmente a proporcionar información nutricional simplificada a los consumidores.

El Reglamento de Declaraciones de Nutrición y Salud, en aplicación desde 2007, tiene como objetivo garantizar que cualquier declaración relacionada con la salud que se haga en la etiqueta de un alimento o en la publicidad sea precisa y esté basada en evidencia científica, y que no engañe a los consumidores para que crean que el alimento es saludable. Más saludable de lo que realmente es. En la práctica, sin embargo, muchos productos que son altos en grasas, azúcar y/o sal continúan indicando que son beneficiosos para la salud.

Propuestas

 

Los medicamentos deben ser accesibles y asequibles.

MedicamentosPara los consumidores de toda Europa, los altos precios y la escasez de medicamentos se han convertido en una barrera para acceder a los tratamientos que necesitan. Se han desarrollado nuevos medicamentos innovadores para tratar formas graves de cáncer y enfermedades debilitantes como la hepatitis C. Sin embargo, sus costos son tan altos que los gobiernos se ven obligados a tomar decisiones muy difíciles sobre qué tratamientos subvencionar. El resultado es que, aunque existen medicamentos eficaces, no están necesariamente llegando a los pacientes.

Una parte importante de la investigación y el desarrollo de los medicamentos es realizada por universidades públicas o mediante proyectos de investigación, y ambos están subsidiados por el dinero de los contribuyentes. Sin embargo, esta contribución no se refleja en el precio final establecido por la industria farmacéutica, lo que significa que los consumidores pagan dos veces por los medicamentos: una vez como contribuyentes y otra vez como pacientes.

Propuestas

 

Fuente: BEUC, Organización de Consumidores Europea. La voz del consumidor en Europa.

https://european-elections2019.eu/

Manifiesto para las elecciones europeas 2019 (en ingles).[Descargar]

 

Etiquetas: BEUC, Internacional, Derechos, Consumo

Imprimir

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de cookies.