Opinión: "¿Qué pasa con el transporte público en España?"

trans publico

Por Antonio Pomares - Experto en transporte y energía de CECU

La Generalitat de Cataluña abre un expediente por un servicio de transporte deficiente y un incendio en un autobús; en julio, en Castilla la Mancha una concesionaria amenazaba con dejar sin transporte a más de 50 municipios de Cuenca, Ciudad Real y Albacete, por no haberse renovado las licencias por parte del Ministerio de Fomento, caducadas en 2013;

el pasado mes de noviembre se convocó una huelga en el transportes de la zona sur de Madrid (Getafe, Parla, etc.) en reclamación de mejoras de los trabajadores que afectó a una veintena de líneas y 165.000 pasajeros; en Madrid, más de 200 pasajeros se echan a la vía del tren por largos retrasos sin recibir explicaciones; en Andalucía se produce el descarrilamiento de un tren con 37 heridos por mal estado de las vías a causa de las lluvias; un tren que tarda más de 5 horas entre Madrid a Talavera por una avería; una manifestación de habitantes de Extremadura y Castilla la Mancha por no tener un transporte por ferrocarril adecuado; conductores que dan positivo en análisis de drogas, incluso en vehículos escolares; atascos en las entradas a las grandes ciudades por no haber vías exclusivas para el transporte público; retrasos constantes en las líneas de Cercanías…estas son algunas de las grandes y graves incidencias ocurridas en los últimos meses.

¿Por qué no se está cuidando el transporte público en España?

Como representantes de los consumidores exigimos a los gobiernos, tanto nacional como autonómicos, que, al igual que desde CECU pedimos a los usuarios que utilicen el transporte público para reducir lo máximo posible la contaminación y no contribuir a acelerar el cambio climático, como responsables del transporte público pongan las medidas suficientes y necesarias para que este sea de calidad y que cubra las «necesidades de transporte de los ciudadanos, en el conjunto del territorio español, en condiciones idóneas de seguridad, con atención especial a las categorías sociales desfavorecidas y a las personas con capacidad reducida, así como a las zonas y núcleos de población alejados o de difícil acceso» (Art. 4.1 LOTT) para que, de una vez por todas, tengamos unas ciudades más habitables y con menos contaminación.

El transporte es público y un servicio necesario para millones de personas, por lo que si es necesario subvencionarlo siempre será un dinero mejor invertido que hacer tantas carreteras que luego no se utilizan y grandes inversiones en infraestructuras del AVE (que ni siquiera cubren los gastos) en detrimento del ferrocarril convencional, a los que no tienen acceso todas las personas.

Etiquetas: Transporte

Imprimir

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de cookies.