• Evita concertar citas a través de Internet con personas a las que no conoces. No facilites tu dirección, ni tu número de teléfono, ni el nombre de tu colegio, ni tampoco tu foto.

  • Desconfía incluso de tus "ciber-amigos". Recuerda que las personas con las que estableces contacto a través de la red no siempre son lo que parecen e, incluso, puede que no digan la verdad. No olvides que nadie puede verlos.

  • No todos los lugares de "chat" a través de la red son apropiados para niños o adolescentes, aún cuando ellos se anuncien como "especiales para niños y adolescentes". Si alguien escribe algo que te resulte vergonzoso, incomodo o que te cause preocupación, informa sobre ello inmediatamente.

  • No respondas nunca a mensajes obscenos, con fotos indecentes o con contenidos insinuantes. Informa de ellos a tus padres y que ellos saquen una copia de los mensajes. Podrían ser delictivos.

  • Te aconsejamos no enviar datos de tarjetas de crédito o detalles de tu banco a personas desconocidas o de las que no has comprobado previamente su identidad. Alguien podría utilizar los datos para robar.

  • No facilites tu contraseña a nadie, podrían hacerse pasar por ti.

  • Desconfía de las ofertas que parecen muy atractivas a primera vista. Lo más probable es que se trate de un engaño.

  • Permanece alejado de las páginas destinadas a los "mayores de 18 años", esas advertencias están allí para protegerte. Algunas páginas para adultos pueden acarrear costos en tu factura telefónica y descargar la información puede dañar los archivos de su ordenador.

Si necesitas ayuda, consulta con una organización de consumidores como CECU.

(Por cortesía de ERICA)