Entre el 16 y el 22 de septiembre se celebra la Semana Europea de la Movilidad y, de nuevo, el 22 de septiembre será el Día Europeo de ¡La ciudad, sin mi coche!. Esta iniciativa de la Unión Europea, a la que se suma la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), y a la que cada año se adhieren más ciudades, quiere concienciar a los ciudadanos de las consecuencias negativas que tiene el uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente. En 2007, más de 2.000 ciudades participaron en la Semana Europea de la Movilidad.

Así, se busca poner a prueba otras alternativas de movilidad urbana más respetuosas con el entorno: sistemas de reparto con vehículos ecológicos, nuevas líneas de transporte público, coches compartidos, carriles para bicicletas, zonas de peatones, limitación del tráfico... con el objetivo de conseguir una mejor calidad de vida.

   

En esta edición, el lema es Calles para todos. La calidad del aire está entre los temas de especial interés para los ciudadanos europeos. Todos necesitamos aire de buena calidad para nuestra salud y la de nuestro medio ambiente. Durante los últimos años, ha aumentado la preocupación en torno a los peligrosos efectos de las emisiones derivadas de las actividades humanas, especialmente en el sector del transporte. De hecho, aunque los transportes son imprescindibles para el funcionamiento de las zonas urbanas, también han agravado una serie de problemas como la pérdida de productividad y la contaminación atmosférica.

DOCUMENTOS

- Nota de prensa: "Preparados para el Día sin coches"

- Nota de prensa: "¡Aire limpio para todos!"

- Díptico sobre la campaña 2008

- Manual para autoridades locales

- Programa de la Semana de la Movilidad 2008

- Póster