ESTRATEGIAS ETHMA. ÉTICA Y MERCADO: ESTRATEGIAS PARA UN ENFOQUE INTEGRAL

En el marco del compromiso de CECU con las políticas de responsabilidad social, hemos participado en el proyecto "Estrategias ETHMA. Ética y Mercado: estrategias para un enfoque integral" , realizado simultaneamente en Italia, Francia, Alemania y España.Entre las actividades desarrolladas en el proyecto, se han estudiado los fondos de inversión ética disponibles en el mercado español y se han elaborado las siguientes guías.

El acto de presentación tuvo lugar en rueda de prensa el pasado 26 de mayo y en el proyecto han colaborado "Economistas sin fronteras".

El proyecto Ethma se enmarca dentro del Diálogo Social de la Unión Europea y es la continuación de otro anterior ("Ethic Choice"), con el objeto común de contribuir al diálogo entre los distintos sectores implicados. Ambos proyectos se han desarrollado en Italia, Francia, Alemania y España. El actual proyecto ha sido realizado con la colaboración de Economistas Sin Fronteras.

Las actividades realizadas en el marco del Proyecto ETHMA han sido múltiples, desde estudios preliminares a seminarios internacionales, incluyendo análisis pormenorizados de la situación de los fondos de inversiones éticos en cada Estado participante.
La primera Guía, «Ética y Mercado: cómo elegir», es un texto orientado principalmente hacia el consumo responsable. Algunos de sus apartados son los siguientes:

- La toma de conciencia: bienestar, consumo sostenible, responsabilidad en las elecciones de compra.
- Nuevos escenarios de producción comercialización: globalización de beneficios y riesgos, coste del desarrollo para los países del sur, políticas de marca, etiquetas y etiquetas sociales y la responsabilidad social de las empresas.
- El consumo responsable como elección.
- CECU y la elección ética.

La segunda Guía, «Ética y Mercado: cómo invertir» se compone de los siguientes capítulos:

- Finanzas éticas: una nueva opción para el inversor.
- Invertir con principios.
- Breve historia de las finanzas éticas.
- Calidad ética y criterios de selección de la cartera: la realidad española.
- El método de selección de los Estados de Ethibel, Benchmark e índices éticos, líneas guía Eurosif en materia de transparencia.
- La publicidad y la información.
- Propuestas de CECU para promover las finanzas éticas.

La responsabilidad social corporativa desde la perspectiva del Proyecto ETHMA

El Proyecto ETHMA se ha centrado en los fondos éticos, como vertiente de responsabilidad social en el ámbito de las inversiones. La situación en España de este tipo de producto financiero se ha analizado en la Guía «Ética y Mercado: cómo invertir», y en ella se han examinado no sólo los productos o servicios a disposición del consumidor, sino también la información que respecto de ellos puede obtenerse (aspecto fundamental en este campo).

En cuanto a los productos disponibles, se ha advertido una limitada gama de productos, en comparación con la diversidad existente en otros países de nuestro entorno (por ejemplo, el volumen en España es aproximadamente un 5 % del de Alemania); como motivo, se ha identificado el mayor avance y desarrollo en este campo en otros entornos, así como el carácter conservador del inversor español y la falta de sensibilización generalizada entre inversores, entidades financieras y gestoras. Para la Guía se han estudiado 11 productos éticos o solidarios, identificando, precisamente, cuál sea el componente ético o solidario de cada inversión.

Por lo que se refiere a la información proporcionada para cada producto, se ha constatado que existe un Comité Ético para cada producto de esta naturaleza, entidad que, como regla, dispone de capacidad de decisión sobre la cartera. La función principal de estos Comités es la calificación ética de los valores, tarea en la que los inversores no vienen participando. La delimitación de estos criterios puede ser positiva o negativa, según que se aconsejen o rechacen determinadas inversiones; en este último caso, quedan fuera las inversiones en empresas armamentísticas, tabaco, alcohol, juego, productos nocivos para el medio ambiente, entre otras; la sanción a las inversiones en empresas que contravengan principios éticos o de protección de derechos humanos se expresa, sin embargo, de forma más genérica y menos profusa (sólo dos productos financieros de entre los examinados excluyen inversiones que violen derechos de los trabajadores o no condenen expresamente corrupciones o métodos transparentes).

En el análisis de los productos financieros éticos se ha advertido una falta de compromiso con procedimientos de certificación o auditorias, centrándose el control periódico en el Comité Ético.

Conclusiones extraídas del estudio

Las conclusiones del estudio realizado en España sobre los fondos éticos han distinguido el producto en sí de la información pública que del mismo se proporciona.

Por lo que se refiere al producto, la valoración final es media o baja en cuanto a su calidad ética; uno de los parámetros para llegar a esta valoración ha sido la falta de información que, precisamente por ser lo habitual, se ha considerado de forma negativa. Por lo que se refiere a la información, la regla es que las sucursales bancarias desconocen los productos éticos comercializados, las páginas de Internet corporativas proporcionan escasa información y de difícil acceso, y, finalmente y respecto de los folletos, son complicados de entender y no suelen estar a disposición del público en las sucursales.

En fin, existe un escaso desarrollo de los productos financieros éticos en España, que debería superarse a través de una mayor calidad y cantidad de la información ofrecida a los consumidores.

Las propuestas de CECU para la promoción de los fondos éticos

A partir de las anteriores conclusiones, CECU y Economistas Sin Fronteras han identificado las siguientes propuestas para la mejor promoción de los fondos éticos:

- Información precisa, clara y rigurosa en todo lo referido a las relaciones con el cliente;
- Claridad y precisión sobre los criterios éticos adoptados, para mejor fundamento de la decisión del inversor;
- Transparencia de las decisiones de inversión y entrega de los resultados, de forma que el inversor conozca con detalle el empleo y finalidad de los fondos. También deben incrementarse los instrumentos de control y calidad sobre el fondo;
- Posibilidad de participación activa de los inversores, a través de consultas periódicas que incrementen la confianza de este colectivo así como la credibilidad del fondo;
- Formación especializada de los operadores bancarios y financieros, en aras de una mayor difusión del producto y, en consecuencia, de una mayor rentabilidad;
- Comunicación pública de los códigos de conducta y otros criterios éticos del emisor, así como del balance social de la entidad;
- Incremento de los incentivos fiscales y de las facilitaciones a los inversores y operadores;
- Colaboración y consulta con los grupos implicados: sindicatos, asociaciones de consumidores, organizaciones medioambientales y de cooperación al desarrollo, etc.